¡Hola Amigo! Nadie dijo que criar un hijo iba a ser tarea fácil. Puede incluso, no sólo no ser fácil, sino ser extremadamente difícil y agotador.

Una de las principales razones para ésto es la falta de carácter al imponer límites a tus pequeños desde sus primeros años de vida.

A continuación, en este artículo te mostraremos siete asombrosas formas de poner límites a tus hijos, las cuales te ayudarán a que se comporten correctamente. ¿Quieres Saber Más? Quédate hasta el final y déjanos conocer tu opinión en los comentarios.

Cría Hijos Sin Límites Y «Te Sacarán Los Ojos». La Gran Importancia De Un «No» A Tiempo

1. Se objetivo: Marca las normas de manera más concreta. En vez de decir «pórtate bien» dile exactamente qué quieres que haga con frases cortas y órdenes precisas como: «Habla bajito en la biblioteca» o «Toma mi mano para cruzar la calle».

2. Da opciones: Dales la libertad de decidir cómo obedecer tus órdenes. Por ejemplo, a la hora de vestirse diles «¿Quieres elegir tu ropa o lo hago yo». De esta manera haces que el niño sienta que tiene el control pero termina haciendo lo que queremos.

3. Se firme: No significa gritar cuando no obedece, pero habla con voz firme y un rostro serio. Por otro lado, ser firme significa también que las reglas importantes no están a discusión, si la hora de dormir es a las 20 horas procura que todos los días sea igual.

4. Acentúa lo positivo: Al decir «No» el niño sabe que no debe hacer lo que está haciendo pero no entiende cuál es la manera correcta de comportarse.

Por ejemplo, en vez de decirle «No grites en la biblioteca», dile «Habla bajito en la biblioteca», o en vez de «No corras» di «Camina despacio»; de esta manera será más fácil para él entender qué es lo que deseas.

5. Explica el por qué: Cuando un niño entiende las razones de seguir una orden se siente más seguro y es más fácil que obedezca.

No des explicaciones largas y complicadas, sino cortas y sencillas como: «No muerdas a los demás, les harás daño». Y por si lo estabas pensando, no, «¡porque soy tu madre!» NO es una buena razón.

6. Desaprueba la conducta, no a tu hijo: No se trata de mostrar rechazo hacia ellos; antes de decir «Eres malo», di «Eso que estás haciendo está mal».

7. Controla tus emociones: Cuando estamos muy enojados somos más propensos a ser verbal y físicamente abusivos con los niños. Cuenta hasta diez, cálmate, y entonces sí enfrenta la situación.

Vía: gutenberg

¿Consideras que estás estableciendo los límites correctos a tus hijos? Llegó el momento en que analices al respecto.

ET