¡Hola Amigo! Muchas veces no valoramos a aquellos seres queridos que tenemos a nuestro lado.

Por ello, antes de cualquier acción o decisión que tomemos debemos pensar bien a quien podemos herir. El caso de esta historia te dejará impactado.

¿Quieres saber más? Entonces Quédate Hasta El Final, Presta Mucha Atención Y No Olvides Contarnos Tu Opinión En Los Comentarios.

Mujer Recibe Carta Luego De Dejar A Su Esposo Solo Con Sus Hijos

Un día, un padre llegó a casa muy cansado del trabajo. La única cosa que quería era ver el fútbol, ​​sin importar los hijos o las tareas de casa.

Lo que él no esperaba era la reacción de su mujer…

Enferma del comportamiento del marido, ella decidió a salir de casa, dejándolo solo con sus hijos. Después de eso, el hombre decidió escribir un texto en movimiento a su esposa.

No pude contener las lágrimas, ante algunas de sus líneas: 

«Mi amor: Hace dos días, tuvimos una gran discusión. Yo había llegado cansado de los problemas que tenía en el trabajo durante el dia.

Como eran la ocho de la noche, lo único que quería era a llegar a casa sentarme en el sofá para empezar a ver el partido. Cuando miré, vi que estabas exhausta y de mal humor.

Los niños estaban peleando y el bebé lloraba mientras tú lo intentabas dormir. Yo lo único que alcance a hacer fue aumentar el volumen del televisor.

«No estaría mal si me ayudaras con la educación de tus hijos», me dijiste con rabia, mientras bajabas volumen al televisor

Yo, con rabia, respondí: «Pasé todo el día trabajando para que puedas quedarte en casa y jugar con tus muñecas».

La discusión fue larga y se que lloraste de coraje. Yo te dije cosas crueles, y que saliste de casa llorando dejandome solo con los niños.

Tuve que darles la cena y poner a los niños para dormir. Al día siguiente, no habías vuelto, y tuve que pedir el día libre a mi patrón, y cuidar a los niños.

Yo viví rabietas y lágrimas. Yo viví el tener que preparar la leche, vestir a los niños y limpiar la cocina al mismo tiempo.

He experimentado estar atrapado durante todo el día sin hablar con nadie más de diez años.

Yo viví el no ser capaz de comer en paz, sentado en una mesa, por estar persiguiendo a un niño. He experimentado mucho agotamiento físico y mental.

Pasé dos días y dos noches «en tú piel» y puedo decir que ahora entiendo tu cansancio

Puedo entender tu enojo cuando mi madre critica su forma de educar a nuestros hijos, porque nadie sabe lo que es mejor para sus hijos que la madre.

Escribo esta carta no sólo porque te extraño, sino porque no quiero pasar un día más sin decirle, antes de terminar el día:

«Tú eres muy valiente, estás haciendo un grandísimo trabajo y te admiro».
Fuente: historiascomvalor.com
YF