¿Qué tal amante de las historias? ¿Le has dado a probar un fruto seco a tu pequeño?

Tienes que conocer este caso para la salud y bienestar de tu pequeño. Es importante que te tomes el tiempo para verlo.

Una delicada complicación que puso en riesgo la vida de este pequeño niño. Espero esto sirva para evitar consecuencias delicadas.

Así que no dejes de conocer todos los detalles. Presta mucha atención ya que sin duda debes estar muy atento con lo que puede comer tu pequeño.

Tan solo por una almendra.

Imagen de mejorconsalud.com

Todo empezó hace 5 meses. En el hogar de la familia Cruz Alba se estaba festejando la festividad de la Virgen, Patrona de Petrés (Valencia, España). Ese día había carne a la brasa en el horno y otros platos que gozarían después.

Fue en uno de esos actos que se acostumbran a ignorar cuando el pequeño David tomó una almendra que había entre las cosas de picoteo que se hicieron para la ocasión.

El pequeño se la echó a la boca y, como siempre, se sentó en el sofá a ver los dibujos animados mientras que los adultos seguían con sus tareas en la cocina.

Tosió dos veces, mas absolutamente nadie le dio mayor relevancia por el hecho de que el pequeño en ningún instante parecía ahogado ni nada afín.

Lo Que Sería El Comienzo De Una Enorme Pesadilla Se Comenzó A Manifestar Una Semana Después

Sus padres inmediatamente lo llevaron con el pediatra en el centro de salud del ayuntamiento de Elda, a prácticamente ciento ochenta y dos kilometros, y este les afirmó que podía ser debido a que le salían los dientes.

Los fármacos que le recetaron no le bajaron la fiebre y, días después, un dieciocho de octubre, llevaron al pequeño a emergencias por el hecho de que se sospechaba que tenía principios de neumonía.

La cuestión es que la salud del pequeño siguió estropeado y los padres cada vez tenían menos respuestas de los médicos.

Un día, tratando de hallar una explicación, recordaron el episodio con la almendra y empezaron a sospechar que podría tener alguna relación con esta.

A David le introdujeron un cilindro flexible por la laringe para identificar y extraer el pedazo de almendra que, según lo que parece, ya llevaba 3 meses engastado en su pulmón.

Los médicos tardaron cerca de veintiocho minutos en reanimarlo y le indujeron el coma para tener ocasión de estabilizarlo.

Fuente: mejorconsalud.com

Los pediatras advierten de que bajo ninguna circunstancia se aconseja dar a los pequeños menores de 5 años ningún género de fruto seco, puesto que hay un elevado peligro de ahoga.

HV